Comienzos

Nunca son fáciles y más cuando te enfrentas a algo nuevo. Nunca se ven los comienzos desde el final que llevó a ello. Nunca se ven los comienzos desde la ilusión propia o acompañada para llevar a cabo algo nuevo. Nunca suponen un cambio más que de actitud para afrontar la vida.

Imagen propia: Málaga desde sus callejones.

Comienzo el blog con una de las primeras fotografías que hice en solitario, en recuerdo a unos de los momentos que decidí hacer caso a mis sueños y atreverme a probar algo nuevo, algo que no tenía ni la más remota idea pero que se me antojaba como una meta con la que expresar mi arte en sus diferentes maneras. En esta fotografía ya tenía clara mi intención de hacer bello lo rutinario y hacer resaltar en lo que nadie se fija.

Situada en un callejón poco transitado por la localización ya que simplemente no nos lleva a los caminos que uno quiere llegar, se hace un lugar muy especial por varios detalles y elementos propios que hacen ver a una parte de la ciudad desde sus rincones más recónditos. Con detalles propios como es el faro de la izquierda que se funde con el propio callejón para sobresalir en su momento exacto, que de forma inesperada nos sirve para ofrecer luz en la oscuridad, y nos sirve para guiar el camino de la avenida principal a los vecinos del bloque colindante y de los paseantes en busca del centro histórico.

También vemos al fondo una parroquia, la de Nuestra Señora de Fátima, que en el momento de la fotografía se puede ver que el campanario trinitario hace una combinación perfecta y se complemente con las líneas perpendiculares del faro del callejón. También vemos la gran cruz sobresalir por entre todos los elementos, haciendo que desde el centro de la fachada pueda otear a los transeúntes para recordar el cometido y la palabra de los que crean en Él.

Asistimos con uno de los colores típicos del atardecer de Málaga el cual hace que el cielo se vuelva “anaranjado” y que miremos el fondo de la imagen con la poca luz que nos queda, conjugando con las sombras que están apareciendo y que hacen del contraste como el mejor estilo para fotografiar la belleza de la ciudad. Un color que nos transporta a los paseos veraniegos después de la playa en el que recorres andando con más salero la ciudad de los mil colores.

Es un simple comienzo cual agrupación que presenta su primer pasodoble. Es el comienzo que los fotógrafos aficionados saben muy bien a lo que me refiero, y es que el hecho de sacar la cámara, montarla y disparar el primer flash en mitad de la calle rodeado de gente, hace que a uno le entre el miedo y la vergüenza. Es el comienzo siempre necesario de superar para disfrutar de un hobby y disfrutar de los detalles que nadie se suele fijar y que hay privilegiados que logran estampar a través de un foco. Los comienzos son los puntos de inflexión en el transcurrir de la vida en la búsqueda de nuestros sueños y objetivos. Son parte del trayecto vital de todos los caminos y de todos los errores y aciertos que tendremos. Siempre tenemos que dar el paso aunque sepamos que nos vamos a estrellar o que simplemente es algo que pasa de puntillas por nuestros sentimientos.

Para concluir, me gustaría recomendar a un fotógrafo y amigo como es Miguel Ángel Cortés, que con tintes de profesionalidad, es una gran fuente de inspiración de todos los viajes y de todas las ciudades que visita, con buenas joyas del ámbito urbano y que sin duda merece mucha más publicidad de la que tiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: